Nueva tarifa para Andalucía, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Navarra y País Vasco

Si te gusta, compártelo:

El Real Decreto-Ley 15/2018, de 5 de octubre, de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores, publicado el 6 de octubre y con entrada en vigor al día siguiente de su publicación, pone fin a una discriminación histórica, la que venían sufriendo 1.250 empresas, consumidoras de electricidad en alta tensión, ubicadas en seis comunidades autónomas españolas: Andalucía, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Navarra y País Vasco.

Más de cien clientes de Grupo ASE son empresas afectadas por esta discriminación regulatoria. En concreto, desde su construcción las redes de 25 kV y 30 kV habían sido clasificadas como redes de 2ª categoría, pero liquidaban las tarifas de acceso como si de redes de 3ª categoría se tratara. Posteriormente el Real Decreto 223/2008 cambió tal condición, para a partir de ese momento pasar a considerarse de 3ª categoría, coincidiendo la categoría de la red con la de la instalación que se conectaba a ella.

La incoherencia se produjo por la falta de sincronía entre la normativa en materia de tarifas y la relativa a seguridad industrial. En la práctica supuso que las empresas conectadas a las redes de 25 kV y 30 kV estuvieran contenidas en el escalón de tensión 1 de la tarifa, cuando les debiera de corresponder el 2.

 

Comunidad Autónoma Tarifa aplicada en kV Nº Puntos de Suministro
Cataluña 25 3.277
Andalucía 25/30 966
País Vasco 30 790
Extremadura 25 365
Aragón 25 290
Navarra 30 42
Castilla y León 30 33
Cantabria 30 17
Asturias 30 11
Murcia 25 6
Castilla La Mancha 25 3
Total 5.800

Fuente: Plataforma kV 25/30

 

Una discriminación histórica

Desde Grupo ASE se ha denunciado insistentemente esta incoherencia normativa, que genera un trato discriminatorio a la industria ubicada en zonas con redes de distribución de 25 kV y de 30 kV. Esta situación genera un importante perjuicio económico, de alrededor de 100 millones de euros anuales, y una merma considerable en su competitividad.

 

 

No es una cuestión vasca, sino de la industria española

A pesar del nombre que utilizan diversos medios de comunicación para referirse a este conflicto y su solución, “euskopeaje”, no es una cuestión vasca. Es un problema para 5.800 empresas, ubicadas en once comunidades autónomas.

En febrero de 2015, con el apoyo decidido del Gobierno Vasco y del Ente Vasco de la Energía, se llegó a un acuerdo para una solución parcial a este problema: la creación de una tarifa 6.1B, en la que quedaban enmarcadas las empresas conectadas a 30 kV.

Ahora la publicación del Real Decreto-ley 15/2018 termina de corregir la discriminación para las empresas conectadas a líneas de 30 kV. Modifica la tarifa de acceso a la red para los puntos de suministro que en la actualidad están encuadrados en la tarifa 6.1B. Pasan a la tarifa de acceso 6.2, correspondiente al escalón de tensión 2 de la actual tarifa de acceso contenida en el RD 1164/2001.

Queda pendiente la solución para las empresas conectadas a redes de 25 kV. Como denuncia la Plataforma kV 25/30, en la nota de prensa que ha difundido, son más de 4.500 y están pagando 250 millones de euros al año de más, por estar mal encuadradas. Están ubicadas mayoritariamente en Cataluña, pero también en Andalucía, Extremadura, Aragón, Murcia y Castilla-La Mancha.
 

Aprobación parlamentaria

Las modificaciones regulatorias han salido publicadas en un documento con rango de Real Decreto Ley, de modo que precisa de aprobación parlamentaria antes de 30 días.

 

¿Por qué perdértelo?
Si quieres, te enviamos las noticias a tu email
NOTICIAS RELACIONADAS
avance precio luz abril 2024 informe mercado energético grupo ase
El precio de la luz

La luz ha estado a 0 €/MWh la mitad de las horas de abril y cerrará el mes hundida

La hidráulica lidera el mix de generación mientras fotovoltaica y eólica reducen su producción. Eso y el saldo internacional colocan a la electricidad a sólo 5,40 €/MWh en España, frente a los 53,73€/MWh de Alemania. Para fin de mes se prevé un incremento de la eólica, que mantendrá el precio hundido.